sábado, 27 de octubre de 2012

Los tres lobos y el cerdo.

Bueno, en primer lugar esta es una historia de un cuento infantil ya creado pero lo voy a cambiar un  poco.

Erase una vez en el inmenso bosque tres lobos que estaban buscando comida para poder sobrevivir, el nombre de los tres lobos eran: Juan Carlos, Abraham y Karina. Los tres lobos buscaron por todo el bosque sin dejar hueco alguno sin mirar, pero un lobo cuando olfateó una hierba se encontró una caja de cartón y pegó un grito a los demás. La caja era gigante (Más gigante que un Troll) así que decidieron hacer una casa para cada uno. El lobo Juan Carlos con la casa hizo primero las ventanas y recortó paja para pegarla en su casa, luego el lobo Abraham hizo lo mismo pero en vez de hacerla con paja la hizo con madera que se encontró al otro lado del río Guadalquivir y la loba Karina hizo su casa a 20 kilómetros de Juan Carlos y Abraham. Entonces mientras que los lobos hacían sus casas apareció un cerdo bien gordo y como no tenía hogar pues quería robar la mejor casa que hubiera. El cerdito observando las primeras dos casas para no ir a la de Karina por que allí estaban reunidos todos, pues el cerdo entro en la casa de Abraham y no le gustó... Entonces el cerdo de nuevo entro en la casa de al lado, osea la de Juan Carlos. Esa le gustó mas así que fue a coger unas herramientas y cerro la puerta y cambio la cerradura para que el lobo no pudiera entrar más... Cuando llego el lobo intento abrir su puerta, y al ver que no podía fue al techo de la casa de Abraham y salto al techo de su casa y saltó por la chimenea. El cerdito como era muy inteligente puso una olla de legumbres bajo la chimenea, cuando el lobo se deslizaba por la chimenea el cerdito puso tan rápido como pudo la olla bajo la chimenea. El lobo cuando llego abajo del todo se quemo el culo y pego un salto que según los demás lobos llego a Júpiter. Cuando volvió a caer en la Tierra le esperaban los lobos riendo a carcajadas. El lobo Nerea se enfado y les dijo: Os reiréis ahora pero cuando vosotros saltéis haber quien se ríe. Los lobos saltaron por la chimenea y les ocurrió lo mismo y le esperaba el lobo Rosario riéndose.

Quien ríe ultimo, ríe mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada